Un belen viviente

Como todos los años con la llegada de la Navidad son muchos los pueblos que se decantan por hacer un Belén viviente. Esto consiste básicamente en que las gentes del pueblo se visten de hebreos, de pastores, de soldados, de Reyes Magos, de pajes y de angelitos para rememorar e nacimiento del hijo de Dios, esto es simplemente una representación de un tiempo que marco un antes y un después en la vida de muchas personas.

Como todos los años son muchas las personas que se involucran para que todo salga bien y los decorados sean los más bonitos y lo más reales posible para ello utilizan animales de verdad como patos, ovejas, una burra o y un buey, todo para que se acerque lo máximo a lo que nos han enseñado.
Para el arreglo de los decorados se suele contar con la colaboración de los empresarios y negocios del pueblo, con  ello adames de colaborar activamente con la labor las empresas se hacen ver con esta publicidad gratuita para sus negocios.

Los escenarios elegidos son bien distintos, desde la anunciación a María en la que el Ángel le dijo que iba a ser madre, hasta el camino de los Reyes hasta Belén o el mismo nacimiento.
Algunos escenarios son campestres, los pastores con las ovejas están muy bien hechos ya que se coloca una buena cantidad de cesped artificial para que la escena sea lo más real posible, también se ponen una fuentes en las que se quieren construir unos ríos en los que las ovejas beban u las mujeres laven la ropa, todo está diseñado al detalle, hay un herrero, unos pastores, panaderos, pescadores…un sinfín de personas haciendo tareas como amasar pan o tejiendo algunas telas. Son tan bonitos que cuando los ves, es como si te trasladaras a aquella época, saben cómo iluminar los lugres, como colocar a cada personaje ara verte inmerso en una especie de obra de teatro en la que tu podrías estar actuando.
Los detalles más pequeños son muy importantes por esto se realizan con los mejores productos del mercado y todo es muy natural, casi nada se fabrica en cartón piedra para conseguir que sea lo más real posible, verdaderas obras de arte de manos de los ciudadanos que viven la Navidad como un momento único, un acontecimiento sin igual en el que ponen toda la buena voluntad y la ilusión que tienen.

No se admiten más comentarios